Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
C/ Donoso Cortés, 75. 1º Izquierda 28015 Madrid +34 696598834
Medio Ambiente

A pesar de la disminución de las emisiones por la disrupción de la pandemia, las concentraciones de dióxido de carbono alcanzaron un nivel nunca visto para la temporada en mayo, que a su vez fue el más cálido de la historia. “Es hora de volver a la naturaleza”, es el mensaje de la ONU que propone una recuperación socioeconómica de la crisis de la pandemia más verde y que proteja la biodiversidad que nos queda, así como el futuro de la humanidad. Desde Colombia, más países se comprometen en la lucha.

Los indicadores del cambio climático han alcanzado una nueva magnitud: el de 2020 fue el mayo más cálido registrado, y las concentraciones de dióxido de carbono también establecieron un nivel estacional nunca antes registrado, advirtió este viernes la Organización Meteorológica Mundial. Los datos se revelan en el contexto del Día Mundial del Medio Ambiente, cuyo tema este año es la biodiversidad y la naturaleza, cada vez más amenazada por los efectos del calentamiento global.

Según el Servicio de Cambio Climático de Copérnico en Europa, este mayo fue un 0,63 grados centígrados más cálido que el promedio de mayo de 1981-2010. Las temperaturas más por encima del promedio se registraron en partes de Siberia, donde estaban hasta 10 ° C más altas y causaron el deshielo temprano de los ríos Ob y Yenisei. (Fuente: PNUMA)

Lo mismo se observó en el oeste de Alaska, a lo largo de los Andes que limitan con Chile y Argentina, y sobre las regiones de la Antártida occidental y oriental. También hubo una temperatura mucho más alta que el promedio en el oeste de América del Norte, el extremo norte y sur de América del Sur, África central y sudoccidental y el sudeste asiático.

En contraste, hubo temperaturas muy inferiores al promedio en la mayor parte del centro y este de Canadá, en el este de Estados Unidos, el sur de Brasil, y partes del sur de Asia y Australia.

El dióxido de carbono se dispara

 

Las concentraciones de dióxido de carbono medidas en la estación de observación Mauna Loa en Hawai alcanzaron un pico estacional de 417,1 partes por millón este mayo, la lectura mensual más alta jamás registrada, según los científicos de la administración nacional oceánica y atmosférica de Estados Unidos.

Las concentraciones de CO2 están sujetas a fluctuaciones estacionales y regionales. El máximo estacional generalmente ocurre temprano en la primavera del hemisferio norte antes de que el crecimiento de la vegetación absorba CO2 de la atmósfera. Los niveles dióxido de carbono son más bajos para el resto del año.

«La gente se sorprenderá al escuchar que la respuesta al brote de coronavirus no ha hecho mucho para influir en los niveles de CO2. Pero la acumulación de dióxido de carbono es un poco como la basura en un vertedero: a medida que seguimos emitiendo, se sigue acumulando. La crisis ha ralentizado las emisiones, pero no lo suficiente como para aparecer perceptiblemente en Mauna Loa. Lo que importará mucho más es la trayectoria que tomamos al salir de esta situación «, afirmó el geoquímico Ralph Keeling. Por su parte, el científico principal del Laboratorio de Monitoreo Global en Hawai, Pieter Tans, explica por qué el progreso en la reducción de emisiones aún no es visible en el registro de CO2.

“Continuamos comprometiendo a nuestro planeta, durante siglos o más, con más calentamiento global, aumento del nivel del mar y eventos climáticos extremos cada año. Si los humanos dejaran de emitir CO2 repentinamente, nuestras emisiones tardarían miles de años en absorberse en el océano profundo y el CO2 atmosférico para volver a los niveles preindustriales”, dijo.

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Comisión Europea ha adoptado hoy una nueva y completa Estrategia sobre la biodiversidad para devolver la naturaleza a nuestras vidas y unaEstrategia «de la granja a la mesa» en pro de un sistema alimentario equitativo, sano y respetuoso con el medio ambiente. Las dos estrategias se refuerzan mutuamente, ya que aúnan la naturaleza, los agricultores, las empresas y los consumidores en pro de un futuro sostenible y competitivo.

En consonancia con el Pacto Verde Europeo, ambas estrategias proponen acciones y compromisos ambiciosos de la UE para poner coto a la pérdida de biodiversidad en Europa y en el mundo y convertir nuestros sistemas alimentarios en normas para el mundo en pro de la sostenibilidad competitiva y la protección de la salud humana y planetaria, sin olvidar los medios de subsistencia de todas las partes en la cadena de valor alimentaria. La crisis provocada por la pandemia de COVID-19 ha demostrado hasta qué punto nos hace vulnerables el aumento de la pérdida de biodiversidad y es crucial un sistema alimentario que funcione correctamente para nuestra sociedad. Las dos estrategias dan prioridad a los ciudadanos en su compromiso de aumentar la protección del suelo y el mar, regenerar los ecosistemas degradados y hacer que la UE lidere la escena internacional, tanto en lo que se refiere a la protección de la biodiversidad como a la creación de una cadena alimentaria sostenible.

La nueva Estrategia sobre la biodiversidad aborda los factores clave de la pérdida de biodiversidad, como el uso insostenible del suelo y el mar, la sobreexplotación de los recursos naturales, la contaminación y las especies exóticas invasoras. Esta estrategia, adoptada durante el apogeo de la pandemia de COVID-19, es un elemento central del plan de recuperación de la UE y reviste una importancia crucial para prevenir y reforzar la resiliencia ante pandemias futuras y brindar oportunidades de negocio e inversión inmediatas a efectos de la recuperación de la economía de la UE. También persigue integrar las consideraciones relacionadas con la biodiversidad en la estrategia global de crecimiento económico de la UE. La estrategia propone, entre otras cosas, definir objetivos vinculantes para regenerar los ríos y los ecosistemas degradados, mejorar la salud de las especies y hábitats protegidos de la UE, devolver los polinizadores a las tierras agrícolas, reducir la contaminación, hacer más ecológicas las ciudades, aumentar la agricultura ecológica y otras prácticas agrícolas respetuosas con la biodiversidad, y mejorar la salud de los bosques europeos. La estrategia presenta medidas concretas para acometer la regeneración de la biodiversidad de Europa de aquí a 2030, lo que incluye transformar un mínimo del 30 % de las tierras y mares de Europa en zonas protegidas administradas con eficacia y devolver a un mínimo del 10 % de la superficie agrícola unos elementos paisajísticos muy variados.

Las acciones previstas en materia de protección de la naturaleza, uso sostenible y regeneración aportarán beneficios económicos a las comunidades locales gracias a la generación de puestos de trabajo y crecimiento sostenibles. Se destinarán 20 millones de euros cada año a la biodiversidad a través de diversas fuentes, tales como fondos de la UE, nacionales y privados.

La Estrategia «de la granja a la mesa» facilitará la transición a un sistema alimentario sostenible de la UE que proteja la seguridad alimentaria y garantice el acceso a dietas sanas con origen en un planeta sano. Reducirá la huella ambiental y climática del sistema alimentario de la UE y reforzará su resiliencia, protegiendo la salud de los ciudadanos y garantizando los medios de subsistencia de los agentes económicos. La estrategia establece objetivos concretos para transformar el sistema alimentario de la UE, por ejemplo, reducir un 50 % el uso y el riesgo de plaguicidas, reducir como mínimo un 20 % el uso de fertilizantes, reducir un 50 % las ventas de los antimicrobianos utilizados en la ganadería y la acuicultura, y alcanzar un 25 % de tierras agrícolas dedicadas a la agricultura ecológica. También propone medidas ambiciosas para velar por que lo saludable sea también lo más sencillo para los ciudadanos de la UE, con una mejora del etiquetado para satisfacer mejor las necesidades de información de los consumidores sobre los alimentos saludables y sostenibles.

Los agricultores, los pescadores y los acuicultores europeos desempeñan un papel clave en la transición hacia un sistema alimentario más equitativo y sostenible, y recibirán apoyo de la política agrícola común y la política pesquera común a través de nuevos flujos de financiación y regímenes ecológicos para que adopten prácticas sostenibles. Hacer de la sostenibilidad una marca europea abrirá nuevas oportunidades de negocio y diversificará las fuentes de ingresos para los agricultores y los pescadores europeos.

Como parte fundamental del Pacto Verde Europeo, las dos estrategias también apoyarán la recuperación económica. En el contexto de la pandemia de coronavirus, su objeto es reforzar la resiliencia de nuestras sociedades ante futuras amenazas como el impacto climático, los incendios forestales, la inseguridad alimentaria o los brotes de enfermedades, en particular apoyando prácticas más sostenibles en la agricultura, la pesca y la acuicultura, y ocupándose de la protección de la fauna silvestre y el comercio de especies silvestres.

Las estrategias también tienen una importante dimensión internacional. La Estrategia sobre la biodiversidad reafirma la determinación de la UE de dar ejemplo al hacer frente a la crisis mundial de la biodiversidad. La Comisión tratará de movilizar todos los instrumentos de acción exterior y de cooperación internacional para contribuir a fomentar un nuevo y ambicioso marco de las Naciones Unidas en materia de biodiversidad en la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica de 2021. La Estrategia «de la granja a la mesa» tiene por objeto promover una transición mundial hacia sistemas alimentarios sostenibles, en estrecha cooperación con los socios internacionales.

El vicepresidente ejecutivo responsable del Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans (en la foto superior), ha declarado: «La crisis provocada por la pandemia de coronavirus ha demostrado lo vulnerables que somos, así como la importancia de restablecer el equilibrio entre la actividad humana y la naturaleza. El cambio climático y la pérdida de biodiversidad constituyen un peligro claro y actual para la humanidad. Las estrategias sobre la biodiversidad y «de la granja a la mesa», que son elementos centrales del Pacto Verde, apuntan a un nuevo y mejor equilibrio entre la naturaleza, los sistemas alimentarios y la biodiversidad, a fin de preservar la salud y el bienestar de nuestra población y, al mismo tiempo, aumentar la competitividad y la resiliencia de la UE. Estas estrategias constituyen un elemento crucial de la gran transición que estamos iniciando».

Stella Kyriakides, comisaria de Salud y Seguridad Alimentaria, ha declarado: «Debemos avanzar y hacer que el sistema alimentario de la UE sea un motor de la sostenibilidad. La Estrategia «de la granja a la mesa» cambiará las cosas para mejor, de forma generalizada, en cuanto a la manera en que producimos, compramos y consumimos nuestros alimentos, lo que redundará en beneficio de la salud de nuestros ciudadanos, de las sociedades y del medio ambiente. Brinda la oportunidad de conciliar nuestros sistemas alimentarios con la salud de nuestro planeta, de garantizar la seguridad alimentaria y de satisfacer el deseo de los europeos de una alimentación sana, equitativa y respetuosa con el medio ambiente».

Virginijus Sinkevičius, comisario de Medio Ambiente, Océanos y Pesca, ha declarado: «La naturaleza es vital para nuestro bienestar físico y mental, filtra nuestro aire y nuestra agua, regula el clima y poliniza nuestros cultivos, pero estamos actuando como si no importara y perdiéndola a un ritmo sin precedentes. Esta nueva Estrategia sobre la biodiversidad se basa en lo que ha funcionado antes y añade nuevos instrumentos que nos permitirán avanzar hacia una verdadera sostenibilidad, que redundará en beneficio de todos. El objetivo de la UE es proteger y regenerar la naturaleza, contribuir a la recuperación económica de la crisis actual y liderar el camino hacia un marco mundial ambicioso para proteger la biodiversidad del planeta».

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente
La Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha lanzado una nueva herramienta para impulsar los emprendimientos verdes y azules, Constituye #TuEmpresaVerde, un servicio ofrecido por la Red emprendeverde que pretende prestar asesoramiento y ayuda a las personas emprendedoras durante el proceso de constitución y tramitación administrativa en el alta de una empresa.

Constituye #TuEmpresaVerde va dirigido a personas que quieran emprender y tengan un proyecto que pueda contribuir a construir un mundo más sostenible y justo. El proyecto emprendedor debe tener un modelo de negocio desarrollado, encontrarse en una fase de madurez adecuada para poner en marcha su empresa, a falta de realizar los trámites de constitución de la misma. El servicio, destinado a 50 personas de toda España y tiene como objetivo, no solo impulsar la creación de empresas verdes y/o azules, sino además, facilitar a emprendedoras y emprendedores la puesta en marcha y constitución de las mismas, así como el inicio óptimo de su actividad y desarrollo a través de un equipo de profesionales.

Entre las ventajas que presenta este servicio para las personas emprendedoras es la pertenencia a la comunidad más grande de emprendimiento verde en España, con más de 9.200 miembros, que también ofrece otros apoyos gratuitos como los laboratorios de emprendimiento o el mentoring emprendeverde dirigidos a impulsar la creación y consolidación de empresas verdes, entre otros. Por otro lado, la Red emprendeverde también ofrece otros servicios para el crecimiento y maduración (visibilidad, difusión, contacto con actores del ecosistema de emprendimiento verde, etc) para aquellas empresas ya creadas.
Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

España mejora sus datos de calidad del aire, superficie terrestre protegida, crecimiento y salud de los bosques, calidad de las aguas de baño y generación de energía renovable, entre otros, según se desprende del Perfil Ambiental de España (PAE) 2018 presentado hace unos días por el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, en la sede del Ministerio para la Transición Ecológica.

El secretario de Estado de Medio Ambiente ha destacado la importancia de este informe para contribuir a la alfabetización de la sociedad con el fin de fomentar su conocimiento y participación en la toma de decisiones ambientales. “El objetivo  final es la meta que da nombre a este Ministerio: conseguir la Transición Ecológica y mejorar los indicadores ambientales en este chequeo anual”. Además, el informe sirve como herramienta para identificar las áreas que requieren planes y actuaciones demejora.

El PAE, que inició la recogida de datos la pasada primavera, se elabora a partir de una evaluación transversal de setenta indicadores que proporcionan un enfoque global de la situación ambiental del país. Incluye un análisis de tendencias y detalla la información por temáticas- aire y clima, naturaleza, sectores socioeconómicos y sostenibilidad-.

El informe analiza, además, los diferentes datos por comunidades autónomas y los pone en el contexto de la Unión Europea.

 

PRINCIPALES RESULTADOS

 Según el PAE 2018, las emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx), compuestos orgánicos volátiles distintos del metano (COVNM) y óxidos de azufre (SOx) se encuentran por debajo del techo de emisión fijado para España desde 2010.

En relación a los espacios protegidos, la superficie marina española protegida ha aumentado un cuatro puntos porcentuales con respecto a 2017, representando un 12% del total. Además, España alcanzó en 2018 las 16.613.036,7 hectáreas terrestres protegidas, lo que representa un 32,8% del total de la superficie de nuestro país. Esto implica un ligero incremento del 0,02%, siendo España uno de los únicos países de la Unión Europea donde haaumentado.

Los datos de 2018 confirman una tendencia de crecimiento en los bosques españoles durante los últimos 15 años. También destaca la mejora de la salud de los árboles: el 77,3% de los ejemplares estudiados presentaron un aspecto saludable, superior al 72,2% registrado en 2017.

En cuanto a incendios forestales, 2018 ha resultado un año positivo con una reducción del 86% de la superficie forestal afectada con respecto al año anterior. También ha sido el ejercicio con menos incendios registrados desde 1983, que han disminuido un 45%.

En el ámbito marino y costero, mejora la calidad de las aguas de baño: en 2018 se ha registrado un aumento del 1,75% de los puntos de muestreo que presentan una calidad “excelente”, siguiendo con la tendencia positiva observada desde 2014.

Por otra parte, destaca el dato de presencia de plásticos en las basuras marinas muestreadas entre 2013 y 2018: un 71,5% de las basuras analizadas correspondían a este material, mientras que el 11,2% eran papel y cartón y el 6,6% correspondía con residuos higiénico-sanitarios. Sin embargo, esta cifra también refleja la mejora de los sistemas de medición de basuras marinas, que ya no solo analizan los areneros, sino también los fondos marinos. No obstante, ya se han aprobado Estrategias Marinas con Programas de Medidas que incluyen acciones para mejorar la problemática de este tipo de residuos.

Con respecto a la contaminación por nitratos en aguas subterráneas, los datos muestran que en nueve demarcaciones ha disminuido, con respecto a 2017, el número de estaciones con valores medios por encima de 50 mg/l, mientras que en siete demarcaciones este valor ha aumentado. Las tasas de reciclado y valorización de residuos de envases se mantienen por encima de los objetivos previstos. En 2017, la incineración con recuperación de energía representó el 13% del destino de los residuos, acercándose al valor del 15% previsto en el Plan Estatal Marco de Gestión de Residuos. La generación de residuos por habitante en España se redujo un 0,22 % en 2017.

También aumenta la generación de electricidad procedente de fuentes renovables, con un incremento del 18,6% con respecto a 2017, ascendiendo a 100.314 GWh, según datos de Red Eléctrica de España.

 

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La semana del 17 al 23 de febrero cobra especial protagonismo para la Fundación La Casa que Ahorra porque nos recuerda una problemática existente, la Pobreza Energética. Durante estos días, a nivel europeo nos hacemos eco de esta situación, en la que se encuentran demasiadas familias en toda Europa y en España y que todavía está lejos de solucionarse.

 

La Fundación, en su apuesta por la eficiencia energética de los hogares y por la promoción de estudios e informes rigurosos, apoyó el pasado año la elaboración del 4º Estudio sobre la Pobreza energética en España y la celebración del I Encuentro Estatal sobre Pobreza Energética, que corrió a cargo de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) y que tuvo lugar en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.

 

Los datos que presentó ACA muestran la importancia del problema. Así, en 2016, el 15% de la población residente en España, cerca de 6,8 millones de personas declaró sufrir “temperaturas inadecuadas en sus viviendas” durante el invierno y de ellos cerca de 900.000 personas, un 2,3%, sufrieron en 2016 alguna desconexión, voluntaria o forzosa, del suministro energético del hogar.  Otro dato significativo evidenciaba que 2,8 millones declararon tener dos o más retrasos en el pago de sus recibos de energía en los últimos 12 meses. Estos tres indicadores estarían mostrando, en definitiva, la falta de confort y la incapacidad para pagar la energía que demanda su edificio evidenciadas en forma de retrasos en el pago o de desconexiones del suministro.

 

Otro indicador incluido en el estudio evidenciaba que existen dos tipos de situaciones analizando gastos e ingresos: la primera es que un 17% de la población española (8 millones de personas) dedica al pago de sus facturas energéticas el doble de la mediana estatal para 2006-2016. “De esto se extrae que esos hogares no son eficientes energéticamente, y que la energía que consumen no es la adecuada, ni en cantidad ni en calidad”, como indica Albert Grau, gerente de la Fundación.

 

El informe aborda también un concepto novedoso, la “pobreza energética escondida”, que se da en aquellas familias que tienen un gasto desproporcionadamente bajo. Los hogares que se encuentran en esta situación podrían estar visibilizando a aquellos que “o bien carecen de recursos económicos y no pueden abordar este gasto, por lo que deciden reducir al mínimo su consumo, o bien sus hogares que viven en viviendas totalmente eficientes y que gracias a ello no necesitan gastar más. Personalmente creo que se trata del primer caso”, concluye el gerente de la Fundación. Esta conclusión se extrae también del siguiente dato, y es que en 2016 un 29% de la población estuvo en dificultades para asumir el coste energético en sus hogares.

 

La pobreza energética es más común en unas comunidades autónomas respecto a otras. Así Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana, con menos poder adquisitivo, son las más afectadas, estando en la posición contraria País Vasco, Castilla-León, Aragón y Madrid. Condiciones socio-demográficas como nivel educativo, situación laboral, tipo de contrato, estado civil o personas con mala salud, entre otras, son patrones que ponen de manifiesto la vulnerabilidad de estas personas. Si se trata de familias monoparentales o de hogares en los que hay miembros que sufren enfermedades crónicas, o son viviendas de alquiler, la pobreza energética es también significativa.

 

Desde la Fundación la Casa que Ahorra estamos convencidos de que la pobreza energética se genera en un hogar porque, además de no contar con recursos económicos suficientes, estas familias habitan en viviendas muy ineficientes, “una deficiencia que, entre otros, genera destacados problemas para la salud de sus ocupantes”, señala Albert Grau. “Está claro que muchas viviendas en nuestro país no están acondicionadas energéticamente, porque no se está invirtiendo lo suficiente en actualizar los hogares, construidos con escasa calidad”, concluye Grau. Son varios los estudios que ha promovido la Fundación la Casa que Ahorra en estos últimos años que tienen como objeto este tema, como el llevado a cabo en 2016 por la Fundación La Casa que Ahorra, y elaborado por CENER, en el que se estimó necesario rehabilitar 350.000 viviendas con criterios de alta eficiencia energética.

 

Apuesta por una vivienda saludable

 

Desde la Fundación La Casa que Ahorra, y de forma reiterativa, afirmamos que una vivienda saludable, además de proteger la salud de sus ocupantes, previene problemáticas como la pobreza energética. Además, el ahorro económico que supone va más allá del que obtendrían las familias en sus costes energéticos, ya que el estudio “Estimación del efecto de la rehabilitación energética en la salud de las personas. Enfoque económico”, promovido por la Fundación y elaborado por el Institut de Recerca en Energía de Catalunya, concluye que la Administración podría ahorrarse 370 euros al año / persona en costes sanitarios y laborales.

 

Garantizar un nivel adecuado en cuestiones como la temperatura, la humedad, el ruido, la calidad del aire interior, la seguridad frente al fuego, la accesibilidad y el monóxido de carbono, es garantizar la protección de la salud de las personas, como lo es evitar las situaciones de Pobreza Energética. Por ello, y más en esta semana, insistimos en que la rehabilitación y la apuesta por la mejora de la eficiencia energética, a través de la reducción de las necesidades energéticas, son un paso imprescindible a dar si queremos eliminar la Pobreza Energética de la sociedad del bienestar, en la que salud y calidad de vida deben ir de la mano (Fuente: La Fundación La Casa que Ahorra).


Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Comisión Europea ha adoptado una visión estratégica a largo plazo para una economía próspera, moderna, competitiva y climáticamente neutra para 2050 – Un planeta limpio para todos.

La estrategia muestra cómo Europa puede liderar el camino hacia la neutralidad climática mediante la inversión en soluciones tecnológicas realistas, la capacitación de los ciudadanos y la armonización de la acción en ámbitos clave como la política industrial, la financiación o la investigación, garantizando al mismo tiempo la justicia social para una transición justa.

Maroš Šefčovič, vicepresidente responsable de la Unión de la Energía, ha declarado lo siguiente: «No podemos vivir de forma segura en un planeta cuyo clima está fuera de control. Pero eso no significa que para reducir las emisiones debamos sacrificar los medios de vida de los europeos. En los últimos años, hemos demostrado cómo reducir las emisiones, creando al mismo tiempo prosperidad, puestos de trabajo locales de alta calidad y mejorando la calidad de vida de las personas. Inevitablemente, Europa continuará su transformación. Nuestra estrategia muestra ahora que para 2050 es realista hacer de Europa un espacio a la vez climáticamente neutro y próspero, sin dejar de lado a ningún Europeo ni ninguna región.»

Miguel Arias Cañete, comisario responsable de Acción por el Clima y Energía, ha añadido: «La UE ya ha iniciado la modernización y la transformación hacia una economía climáticamente neutra. Y hoy intensificamos nuestros esfuerzos al proponer una estrategia para que Europa se convierta en la primera gran economía del mundo climáticamente neutra para 2050. Conseguirlo es necesario, posible y redunda en el interés de Europa. Es necesario cumplir los objetivos de temperatura a largo plazo del Acuerdo de París. Esto es posible con las tecnologías actuales y con las que van a desplegarse próximamente. A Europa le interesa frenar el gasto en importaciones de combustibles fósiles e invertir en mejoras significativas para el día a día de todos los europeos. Ningún europeo, ninguna región debe quedarse atrás. La UE prestará su apoyo a los más afectados por esta transición, a fin de que todos estén preparados para adaptarse a los nuevos requisitos de una economía climáticamente neutra.»

Violeta Bulc, comisaria responsable de Transportes, ha señalado lo siguiente: «Todos los modos de transporte deben contribuir a la descarbonización de nuestro sistema de movilidad. El objetivo es alcanzar un nivel neto de cero emisiones para 2050. Esto requiere un enfoque sistémico con vehículos de emisiones bajas y nulas, un fuerte aumento de la capacidad de la red ferroviaria y una organización más eficiente del sistema de transporte, basado en la digitalización; incentivos para los cambios de comportamiento; combustibles alternativos e infraestructuras inteligentes; y compromisos globales. Todo ello impulsado por la innovación y las inversiones.»

A raíz de la invitación formulada por el Consejo Europeo de marzo de 2018, la visión de la Comisión para un futuro climáticamente neutro abarca prácticamente todas las políticas de la UE y está en consonancia con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura muy por debajo de 2°C, y de proseguir los esfuerzos para mantenerlo en 1,5°C. Para la UE, conducir al mundo hacia la neutralidad climática significa alcanzar dicho objetivo a más tardar en 2050.

La finalidad de esta estrategia a largo plazo no es fijar objetivos, sino en crear una visión y una dirección adecuada, trazar un plan para ello, e inspirar y permitir a las partes interesadas, investigadores, empresarios y ciudadanos por igual desarrollar nuevas e innovadoras industrias, empresas y empleos asociados.

Nuestros ciudadanos nos han dado un mandato sólido: según el último Eurobarómetro especial (noviembre de 2018), el 93 % de los europeos cree que el cambio climático está causado por la actividad humana y el 85 % está de acuerdo en que la lucha contra el cambio climático y un uso más eficiente de la energía pueden crear crecimiento económico y puestos de trabajo en Europa. Con la estrategia que hoy presentamos, la UE puede informar a los demás acerca de cómo podemos conseguir colectivamente un planeta limpio y demostrar que transformar nuestra economía es posible y beneficioso.

La estrategia a largo plazo analiza el abanico de opciones disponibles para los Estados miembros, las empresas y los ciudadanos y cómo estas pueden contribuir a la modernización de nuestra economía y mejorar la calidad de vida de los europeos. Pretende garantizar que esta transición sea socialmente justa y refuerza la competitividad de la economía y la industria de la UE en los mercados mundiales, garantizando empleos de alta calidad y un crecimiento sostenible en Europa, permitiendo simultáneamente ayudar a resolver otros retos medioambientales, como la calidad del aire o la pérdida de biodiversidad.

El camino hacia una economía climáticamente neutra exigirá una acción conjunta en siete ámbitos estratégicos: eficiencia energética; despliegue de energías renovables; movilidad limpia, segura y conectada; industria competitiva y economía circular; infraestructuras e interconexiones; bioeconomía y sumideros naturales de carbono; captura y almacenamiento de carbono para hacer frente a las emisiones restantes. La prosecución de todas estas prioridades estratégicas contribuirá a hacer realidad nuestra visión.

  Próximos pasos:

La Comisión Europea invita al Consejo Europeo, al Parlamento Europeo, al Comité de las Regiones y al Comité Económico y Social a considerar la visión de la UE para una Europa climáticamente neutra para 2050. A fin de preparar a los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE para configurar el futuro de Europa en el Consejo Europeo de 9 de mayo de 2019 en Sibiu, los ministros de todas las formaciones pertinentes del Consejo deben celebrar amplios debates políticos sobre la contribución de sus respectivos ámbitos políticos a la visión global.

La estrategia a largo plazo es una invitación a la participación de todas las instituciones de la UE, de los parlamentos nacionales, del sector empresarial, de las organizaciones no gubernamentales, de las ciudades y de las comunidades, así como de los ciudadanos, y especialmente de los jóvenes, en la tarea de garantizar que la UE pueda seguir mostrando liderazgo e inspirar a otros socios internacionales a hacer lo mismo. Este debate con conocimiento de causa a escala de la UE deberá permitir a la UE adoptar y presentar a la CMNUCC una estrategia ambiciosa a más tardar a principios de 2020, tal como se solicitó en el Acuerdo de París.

Los Estados miembros presentarán a la Comisión Europea, a más tardar a finales de 2018, sus proyectos de planes nacionales en materia de clima y energía, que son fundamentales para la consecución de los objetivos climáticos y energéticos para 2030 y que deben orientarse al futuro y tener en cuenta la estrategia a largo plazo de la UE. Además, un número creciente de regiones, municipios y asociaciones empresariales están elaborando sus propias visiones para 2050, lo cual enriquecerá el debate y contribuirá a definir la respuesta de Europa al desafío mundial del cambio climático.

A nivel internacional, a lo largo del año próximo, la UE debe expandir su cooperación con sus socios internacionales, a fin de que todas las Partes del Acuerdo de París elaboren y presenten a más tardar en 2020 una estrategia nacional a largo plazo para mediados de siglo, a la luz del reciente informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sobre 1,5 ̊ºC.

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Fundación Biodiversidad cumple 20 años y lo ha celebrado poniendo en valor la riqueza y el capital natural de España, el país con mayor biodiversidad de la Unión Europea. En un acto celebrado en su nueva sede madrileña, construida siguiendo criterios de sostenibilidad y eficiencia energética, y presidido por la presidenta de la Fundación Biodiversidad y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se han puesto de relieve historias de éxito de la conservación a lo largo de estos últimos 20 años, como el águila imperial ibérica y el lince ibérico.

Durante la celebración, Ribera ha expresado “la voluntad del Ministerio de situar a la naturaleza en el lugar que le corresponde, como pilar clave de nuestro desarrollo y bienestar”. Por su parte, la directora de la Fundación Biodiversidad, Sonia Castañeda, ha agradecido la labor de las entidades que han desarrollado los casi 2.000 proyectos realizados a lo largo de estos años, ya que “juntos hemos multiplicado nuestro alcance”, ha destacado.

Teresa Ribera ha adelantado la posición de nuestro país en la próxima Conferencia del Convenio para la Diversidad Biológica (COP 14), que se celebrará en Sharm El-Sheikh (Egipto) del 17 al 29 de noviembre, y seguirá la senda marcada por la visión 2050 de las metas de Aichi acordadas por la citada convención, así como la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“El marco post 2020 ha de ser transparente e inclusivo, con objetivos adecuados y ambiciosos, medibles y con plazos definidos que aprovechen y refuercen los objetivos actuales de Aichi”, dijo Ribera.

Esta COP pondrá también el acento en la importancia de integrar la biodiversidad en determinados sectores, teniendo en cuenta el contexto de la Agenda 2030. En esta materia, España comparte con el resto de socios comunitarios que la integración de las cuestiones de conservación de la biodiversidad en las políticas sectoriales es esencial para lograr detener su pérdida y lograr un crecimiento y desarrollo sostenible.

300 millones para conservar la biodiversidad

La Fundación Biodiversidad, única fundación pública de carácter estatal dedicada a la conservación de la biodiversidad, es la principal entidad donante a proyectos de esta materia en nuestro país y ejecuta proyectos directamente. Desde su creación en el año 1998 ha apoyado cerca de 2.000 proyectos y a más de 1.000 entidades, con más de 230 millones de euros para proyectos.

Los proyectos de conservación que gestiona directamente están cofinanciados por fondos europeos. Durante estos 20 años ha coordinado o gestionado 11 proyectos europeos que han atraído 77 millones de euros para la conservación de la biodiversidad en nuestro país. Actualmente, coordina el mayor proyecto de conservación marina de Europa, el LIFE Intemares, dotado con 50 millones de euros, y que ha logrado cumplir ya con los compromisos internacionales de proteger más del 10% de nuestra superficie marina, contando actualmente nuestro país con casi el 13%.

En estos 20 años, la Fundación ha trabajado con cerca de 200 especies. Gracias a este trabajo, se ha mejorado el estado de conservación de especies tan emblemáticas en España como el lince ibérico, el oso pardo, el águila imperial ibérica, la tortuga boba o la posidonia oceánica. También ha apoyado la recuperación, reintroducción o reproducción en cautividad de más de 15 especies como el buitre negro, el quebrantahuesos, el milano real, el águila perdicera o el visón europeo. Además, gracias a sus convocatorias de ayudas, ha colaborado con ONG, asociaciones y fundaciones, sector académico, universidades y centros de investigación, medios de comunicación, Administraciones Públicas y empresas.

Empleo verde

Desde la Fundación Biodiversidad se impulsa el empleo y emprendimiento verde en España a través del Programa Empleaverde, cofinanciado por Fondo Social Europeo. Dotado con 68 millones de euros, su objetivo es apoyar a más de 300 proyectos sobre economía sostenible, circular y baja en emisiones. Del 2017 al 2023 se espera haber contribuido a la creación de 4.800 empleos y a la formación de 24.000 personas, además de apoyar a 3.000 empresas. Cuenta, además, con la comunidad más grande del ecosistema de emprendimiento verde en España, la Red Emprendeverde, con más 8.700 miembros. 

 

En materia de pesca, trabaja en la integración de las políticas de gestión pesquera y acuícola, y la conservación de la biodiversidad en el marco del Programa Pleamar, cofinanciado con el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca. Cuenta con un presupuesto de 30 millones de euros y pretende apoyar, hasta 2023, más de 200 proyectos que contribuyan a la protección y recuperación de la biodiversidad marina, a la práctica de unas actividades pesqueras y acuícolas más sostenibles y al refuerzo de la gestión de estas actividades en las áreas marinas protegidas.

Coincidiendo con su vigésimo aniversario, la Fundación Biodiversidad ha cambiado de sede. Ha dejado de estar en un edificio de oficinas para asentarse a pie de calle e integrarse en el barrio madrileño de Arganzuela. La nueva sede muestra las oportunidades que ofrece transitar hacia espacios de trabajo sostenibles y colaborativos. Un espacio que pone en valor una rehabilitación basada en la economía baja en carbono y circular, la reutilización de estructuras, la eficiencia energética, las energías renovables y el uso de materiales innovadores.

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Unión Europea se fija 23 nuevos compromisos en la 5ª edición de la conferencia «Nuestro Océano», que se celebra en Bali (Indonesia) y cuyo objetivo es mejorar la gobernanza de los océanos.

La Comisión Europea ha anunciado que dotará de 300 millones de euros a una serie de iniciativas financiadas por la UE, que incluyen proyectos para hacer frente a la contaminación por plásticos, a conseguir que la economía azul resulte más sostenible y a mejorar la investigación y la vigilancia marítima. Esta importante contribución se suma a los más de 550 millones de euros que la Unión Europea comprometió el año pasado, cuando ejerció de anfitriona de la conferencia «Nuestro Océano» en Malta.

La alta representante y vicepresidenta, Federica Mogherini, ha declarado: «El estado de nuestros océanos exige que se actúe con decisión a escala global. Con sus 23 nuevos compromisos, la Unión Europea sigue involucrada en la lucha por conseguir unos océanos seguros, protegidos, limpios y gestionados de manera sostenible. Ningún país puede tener éxito por sí solo en este empeño, que exige determinación, constancia y colaboración dentro y fuera de la Unión Europea, y es con este ánimo que renovamos hoy nuestro compromiso de proteger Nuestros Océanos».

En palabras del comisario Karmenu Vella, responsable de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca: «Necesitamos a los océanos y los océanos nos necesitan a nosotros. Debemos reducir de manera urgente la basura marina y otras fuentes de contaminación, poner fin a la pesca ilegal y ayudar a los ecosistemas marinos frágiles. Tenemos que desarrollar nuestra economía azul, creando empleo y crecimiento sostenibles con la ayuda de la investigación más puntera y las nuevas tecnologías. Por eso nos fijamos estos compromisos».

23 nuevos compromisos para Nuestro Océano

Durante la conferencia «Nuestro Océano», celebrada este año en Bali, la UE se ha fijado 23 nuevos compromisos para mejorar el estado de nuestros océanos y explotar su potencial. Entre otras cosas, se dedicarán 100 millones de euros a proyectos de investigación y desarrollo (I+D) para hacer frente a la contaminación por plásticos y 82 millones de euros a la investigación marina y marítima, por ejemplo, para evaluar los ecosistemas, cartografiar el fondo marino y desarrollar sistemas de acuicultura innovadores. La nueva acción de la UE también incluye una inversión de 18,4 millones de euros para conseguir que la economía azul europea —los sectores económicos que dependen de los océanos y de sus recursos— sea más sostenible.

Copernicus, el programa señero de la UE destinado a la observación de la Tierra, ocupa un lugar prominente en la lista de nuevos compromisos. La asignación al programa se ampliará con otros 12,9 millones de euros para la seguridad marítima y para la investigación dedicada a los servicios costeros medioambientales, que se suman a los 27 millones de euros de los fondos de Copernicus dedicados a la conferencia «Nuestro Océano» de 2017. Con su Sistema de Vigilancia Marítima, Copernicus ha respaldado de manera muy importante los compromisos de la UE para reforzar la seguridad marítima y la aplicación de la legislación.

Elżbieta Bieńkowska, comisaria de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, ha declarado: «La observación de la Tierra ayuda a los ciudadanos de todo el mundo a luchar contra el cambio climático, vigilar la economía azul y la contaminación marina o gestionar las catástrofes naturales. Me siento orgullosa de poder considerar a Copernicus un proyecto espacial emblemático de la UE que, de manera admirable, consigue ayudar a los Estados miembros a mantener los océanos seguros, limpios y estables desde el punto de vista medioambiental».

La UE está emprendiendo acciones a nivel interno y también a nivel internacional. En el marco de uno de sus compromisos, la Comisión Europea ha unido sus fuerzas con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y otros socios internacionales con el objetivo de poner en marcha una coalición de acuarios para luchar contra la contaminación causada por los residuos de plástico. Mediante un proyecto de 9 millones de euros financiado por la UE, se luchará contra la basura marina en el sudeste asiático y, en particular, en China, Filipinas, Indonesia, Japón, Singapur, Tailandia y Vietnam. Otros 7 millones de euros se destinarán a la protección de los ecosistemas marinos de la región.

Cumplimiento de los compromisos

Con dos años de adelanto sobre el plazo fijado inicialmente, el 10 % de las aguas de la UE han sido ya designadas zonas marinas protegidas. Mediante una gestión eficaz, una financiación adecuada y una aplicación sólida, las zonas marinas protegidas pueden generar beneficios, tanto de conservación como económicos.

La conferencia «Nuestro Océano» de Malta de 2017 supuso un punto de inflexión, pues movilizó fondos e impulsó acciones en el ámbito de los océanos a una escala sin precedentes. La Unión Europea ha cumplido ya casi la mitad de los 35 compromisos que contrajo en la conferencia del año pasado, por un importe de 300 millones de euros.

La UE colabora ahora con Indonesia y otros futuros organizadores con el objetivo de conservar el impulso actual para lograr mares más limpios y seguros.

Contexto

La conferencia «Nuestro Océano» tiene lugar cada año y consigue atraercompromisos tangibles por parte de gobiernos, empresas y organizaciones no gubernamentales. Las conferencias anteriores, organizadas por los gobiernos de Malta (2017), los Estados Unidos (2014 y 2016) y Chile (2015), generaron muy diversos compromisos por valor de miles de millones de euros.

Los compromisos representan tan solo uno de los medios con los que trabaja la Comisión Europea para acelerar la transición a la economía circular. El 16 de enero de 2018 adoptó la primera estrategia sobre los plásticos de ámbito europeo. El 28 de mayo se propusieron nuevas normas de la UE destinadas a los diez productos de plástico de un solo uso que se encuentran con más frecuencia en las playas y los mares de Europa, así como a los artes de pesca perdidos y abandonados, propuesta que fue aprobada por el Parlamento Europeo el 23 de octubre. Estas iniciativas iban acompañadas de la campaña de sensibilización «Preparados para el cambio», que cuenta con el apoyo activo de numerosos acuarios.

Please follow and like us:
0