Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
C/ Donoso Cortés, 75. 1º Izquierda 28015 Madrid +34 696598834
Medio Ambiente

Organizaciones que representan a más de 7.000 universidades en los seis continentes declararon una emergencia climática y acordaron un plan para abordar la crisis y convertirse en carbono neutrales en 2030.

“Como instituciones y redes de educación superior y universitaria de todo el mundo, declaramos colectivamente una emergencia climática en reconocimiento de la necesidad de una transformación social drástica para combatir la creciente amenaza del cambio climático”, anunciaron en una carta.

El plan de tres puntos firmado por las organizaciones incluye el compromiso de convertirse en carbono neutrales para 2030 o a más tardar en 2050; movilizar más recursos para la investigación del cambio climático orientada a la acción y la creación de habilidades; y elevar el papel de la educación ambiental y sobre sostenibilidad a través de programas de estudio y de divulgación en campus y comunidades.

Esta es la primera vez que universidades se reúnen para hacer un compromiso colectivo de cara a la emergencia climática. La iniciativa es encabezada por la Alianza para el Liderazgo en Sostenibilidad en la Educación (EAUC), la organización Second Nature, con sede en Estados Unidos, y la Alianza de Jóvenes y Educación de ONU Medio Ambiente.

La carta se compartirá con los ministros que se reunirán hoy en Nueva York en la Iniciativa de Sostenibilidad de la Educación Superior.

El documento fue firmado por casas de estudio como la Universidad Tongji (China), la Universidad Estatal de California (EE.UU.), la Universidad de Zayed (Emiratos Árabes Unidos), la Escuela de Negocios KEDGE (Francia), la Universidad Strathmore (Kenia), la Universidad de Guadalajara (México) y la Universidad de Glasgow (Reino Unido).

El anuncio también está respaldado por las principales redes de educación a nivel mundial, como la Alianza Global y la Iniciativa de Liderazgo Globalmente Responsable, que se han comprometido a cumplir los objetivos sugeridos.

“Lo que enseñamos moldea el futuro. Damos la bienvenida a este compromiso de las universidades para lograr la neutralidad climática en 2030 y ampliar sus esfuerzos en el campus”, dijo Inger Andersen, directora ejecutiva de ONU Medio Ambiente.

“Los jóvenes están liderando el llamado a la acción global para abordar los desafíos climáticos y ambientales. Las iniciativas que involucran directamente a los estudiantes en este trabajo crucial son una contribución valiosa para lograr la sostenibilidad ambiental”, añadió Andersen.

Algunas casas de estudio ya han tomado medidas ejemplares de sostenibilidad, como la Universidad Strathmore de Kenia, que funciona con energía limpia y ha establecido su propio sistema de conexión a una red fotovoltaica de 600 kilovatios, y la Universidad Tongji de China, que ha invertido significativamente en un plan de estudios de educación para la sostenibilidad y está animando a otras instituciones a hacer lo mismo. En Estados Unidos, la Universidad Americana y la Universidad Colgate ya han alcanzado la neutralidad del carbono.

“Los jóvenes de todo el mundo sienten que las escuelas y universidades han reaccionado de forma muy lenta ante la crisis que ahora sufrimos. Damos la bienvenida a la noticia de que están declarando una emergencia climática. No tenemos tiempo que perder. Pediremos a aquellos que aún no han apoyado esta iniciativa, que se unan. Y por supuesto, lo más importante es la acción que está por venir”, dijo Charlotte Bonner, Directora de Estudiantes Organizados para la Sostenibilidad.

La expectativa es que más de 10.000 instituciones de educación superior se incorporen al movimiento este año. Los gobiernos están invitados a apoyar la iniciativa con incentivos para el cumplimiento de los compromisos.

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La semana del 17 al 23 de febrero cobra especial protagonismo para la Fundación La Casa que Ahorra porque nos recuerda una problemática existente, la Pobreza Energética. Durante estos días, a nivel europeo nos hacemos eco de esta situación, en la que se encuentran demasiadas familias en toda Europa y en España y que todavía está lejos de solucionarse.

 

La Fundación, en su apuesta por la eficiencia energética de los hogares y por la promoción de estudios e informes rigurosos, apoyó el pasado año la elaboración del 4º Estudio sobre la Pobreza energética en España y la celebración del I Encuentro Estatal sobre Pobreza Energética, que corrió a cargo de la Asociación de Ciencias Ambientales (ACA) y que tuvo lugar en el Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid.

 

Los datos que presentó ACA muestran la importancia del problema. Así, en 2016, el 15% de la población residente en España, cerca de 6,8 millones de personas declaró sufrir “temperaturas inadecuadas en sus viviendas” durante el invierno y de ellos cerca de 900.000 personas, un 2,3%, sufrieron en 2016 alguna desconexión, voluntaria o forzosa, del suministro energético del hogar.  Otro dato significativo evidenciaba que 2,8 millones declararon tener dos o más retrasos en el pago de sus recibos de energía en los últimos 12 meses. Estos tres indicadores estarían mostrando, en definitiva, la falta de confort y la incapacidad para pagar la energía que demanda su edificio evidenciadas en forma de retrasos en el pago o de desconexiones del suministro.

 

Otro indicador incluido en el estudio evidenciaba que existen dos tipos de situaciones analizando gastos e ingresos: la primera es que un 17% de la población española (8 millones de personas) dedica al pago de sus facturas energéticas el doble de la mediana estatal para 2006-2016. “De esto se extrae que esos hogares no son eficientes energéticamente, y que la energía que consumen no es la adecuada, ni en cantidad ni en calidad”, como indica Albert Grau, gerente de la Fundación.

 

El informe aborda también un concepto novedoso, la “pobreza energética escondida”, que se da en aquellas familias que tienen un gasto desproporcionadamente bajo. Los hogares que se encuentran en esta situación podrían estar visibilizando a aquellos que “o bien carecen de recursos económicos y no pueden abordar este gasto, por lo que deciden reducir al mínimo su consumo, o bien sus hogares que viven en viviendas totalmente eficientes y que gracias a ello no necesitan gastar más. Personalmente creo que se trata del primer caso”, concluye el gerente de la Fundación. Esta conclusión se extrae también del siguiente dato, y es que en 2016 un 29% de la población estuvo en dificultades para asumir el coste energético en sus hogares.

 

La pobreza energética es más común en unas comunidades autónomas respecto a otras. Así Castilla-La Mancha, Andalucía, Murcia y Comunidad Valenciana, con menos poder adquisitivo, son las más afectadas, estando en la posición contraria País Vasco, Castilla-León, Aragón y Madrid. Condiciones socio-demográficas como nivel educativo, situación laboral, tipo de contrato, estado civil o personas con mala salud, entre otras, son patrones que ponen de manifiesto la vulnerabilidad de estas personas. Si se trata de familias monoparentales o de hogares en los que hay miembros que sufren enfermedades crónicas, o son viviendas de alquiler, la pobreza energética es también significativa.

 

Desde la Fundación la Casa que Ahorra estamos convencidos de que la pobreza energética se genera en un hogar porque, además de no contar con recursos económicos suficientes, estas familias habitan en viviendas muy ineficientes, “una deficiencia que, entre otros, genera destacados problemas para la salud de sus ocupantes”, señala Albert Grau. “Está claro que muchas viviendas en nuestro país no están acondicionadas energéticamente, porque no se está invirtiendo lo suficiente en actualizar los hogares, construidos con escasa calidad”, concluye Grau. Son varios los estudios que ha promovido la Fundación la Casa que Ahorra en estos últimos años que tienen como objeto este tema, como el llevado a cabo en 2016 por la Fundación La Casa que Ahorra, y elaborado por CENER, en el que se estimó necesario rehabilitar 350.000 viviendas con criterios de alta eficiencia energética.

 

Apuesta por una vivienda saludable

 

Desde la Fundación La Casa que Ahorra, y de forma reiterativa, afirmamos que una vivienda saludable, además de proteger la salud de sus ocupantes, previene problemáticas como la pobreza energética. Además, el ahorro económico que supone va más allá del que obtendrían las familias en sus costes energéticos, ya que el estudio “Estimación del efecto de la rehabilitación energética en la salud de las personas. Enfoque económico”, promovido por la Fundación y elaborado por el Institut de Recerca en Energía de Catalunya, concluye que la Administración podría ahorrarse 370 euros al año / persona en costes sanitarios y laborales.

 

Garantizar un nivel adecuado en cuestiones como la temperatura, la humedad, el ruido, la calidad del aire interior, la seguridad frente al fuego, la accesibilidad y el monóxido de carbono, es garantizar la protección de la salud de las personas, como lo es evitar las situaciones de Pobreza Energética. Por ello, y más en esta semana, insistimos en que la rehabilitación y la apuesta por la mejora de la eficiencia energética, a través de la reducción de las necesidades energéticas, son un paso imprescindible a dar si queremos eliminar la Pobreza Energética de la sociedad del bienestar, en la que salud y calidad de vida deben ir de la mano (Fuente: La Fundación La Casa que Ahorra).


Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Comisión Europea ha adoptado una visión estratégica a largo plazo para una economía próspera, moderna, competitiva y climáticamente neutra para 2050 – Un planeta limpio para todos.

La estrategia muestra cómo Europa puede liderar el camino hacia la neutralidad climática mediante la inversión en soluciones tecnológicas realistas, la capacitación de los ciudadanos y la armonización de la acción en ámbitos clave como la política industrial, la financiación o la investigación, garantizando al mismo tiempo la justicia social para una transición justa.

Maroš Šefčovič, vicepresidente responsable de la Unión de la Energía, ha declarado lo siguiente: «No podemos vivir de forma segura en un planeta cuyo clima está fuera de control. Pero eso no significa que para reducir las emisiones debamos sacrificar los medios de vida de los europeos. En los últimos años, hemos demostrado cómo reducir las emisiones, creando al mismo tiempo prosperidad, puestos de trabajo locales de alta calidad y mejorando la calidad de vida de las personas. Inevitablemente, Europa continuará su transformación. Nuestra estrategia muestra ahora que para 2050 es realista hacer de Europa un espacio a la vez climáticamente neutro y próspero, sin dejar de lado a ningún Europeo ni ninguna región.»

Miguel Arias Cañete, comisario responsable de Acción por el Clima y Energía, ha añadido: «La UE ya ha iniciado la modernización y la transformación hacia una economía climáticamente neutra. Y hoy intensificamos nuestros esfuerzos al proponer una estrategia para que Europa se convierta en la primera gran economía del mundo climáticamente neutra para 2050. Conseguirlo es necesario, posible y redunda en el interés de Europa. Es necesario cumplir los objetivos de temperatura a largo plazo del Acuerdo de París. Esto es posible con las tecnologías actuales y con las que van a desplegarse próximamente. A Europa le interesa frenar el gasto en importaciones de combustibles fósiles e invertir en mejoras significativas para el día a día de todos los europeos. Ningún europeo, ninguna región debe quedarse atrás. La UE prestará su apoyo a los más afectados por esta transición, a fin de que todos estén preparados para adaptarse a los nuevos requisitos de una economía climáticamente neutra.»

Violeta Bulc, comisaria responsable de Transportes, ha señalado lo siguiente: «Todos los modos de transporte deben contribuir a la descarbonización de nuestro sistema de movilidad. El objetivo es alcanzar un nivel neto de cero emisiones para 2050. Esto requiere un enfoque sistémico con vehículos de emisiones bajas y nulas, un fuerte aumento de la capacidad de la red ferroviaria y una organización más eficiente del sistema de transporte, basado en la digitalización; incentivos para los cambios de comportamiento; combustibles alternativos e infraestructuras inteligentes; y compromisos globales. Todo ello impulsado por la innovación y las inversiones.»

A raíz de la invitación formulada por el Consejo Europeo de marzo de 2018, la visión de la Comisión para un futuro climáticamente neutro abarca prácticamente todas las políticas de la UE y está en consonancia con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura muy por debajo de 2°C, y de proseguir los esfuerzos para mantenerlo en 1,5°C. Para la UE, conducir al mundo hacia la neutralidad climática significa alcanzar dicho objetivo a más tardar en 2050.

La finalidad de esta estrategia a largo plazo no es fijar objetivos, sino en crear una visión y una dirección adecuada, trazar un plan para ello, e inspirar y permitir a las partes interesadas, investigadores, empresarios y ciudadanos por igual desarrollar nuevas e innovadoras industrias, empresas y empleos asociados.

Nuestros ciudadanos nos han dado un mandato sólido: según el último Eurobarómetro especial (noviembre de 2018), el 93 % de los europeos cree que el cambio climático está causado por la actividad humana y el 85 % está de acuerdo en que la lucha contra el cambio climático y un uso más eficiente de la energía pueden crear crecimiento económico y puestos de trabajo en Europa. Con la estrategia que hoy presentamos, la UE puede informar a los demás acerca de cómo podemos conseguir colectivamente un planeta limpio y demostrar que transformar nuestra economía es posible y beneficioso.

La estrategia a largo plazo analiza el abanico de opciones disponibles para los Estados miembros, las empresas y los ciudadanos y cómo estas pueden contribuir a la modernización de nuestra economía y mejorar la calidad de vida de los europeos. Pretende garantizar que esta transición sea socialmente justa y refuerza la competitividad de la economía y la industria de la UE en los mercados mundiales, garantizando empleos de alta calidad y un crecimiento sostenible en Europa, permitiendo simultáneamente ayudar a resolver otros retos medioambientales, como la calidad del aire o la pérdida de biodiversidad.

El camino hacia una economía climáticamente neutra exigirá una acción conjunta en siete ámbitos estratégicos: eficiencia energética; despliegue de energías renovables; movilidad limpia, segura y conectada; industria competitiva y economía circular; infraestructuras e interconexiones; bioeconomía y sumideros naturales de carbono; captura y almacenamiento de carbono para hacer frente a las emisiones restantes. La prosecución de todas estas prioridades estratégicas contribuirá a hacer realidad nuestra visión.

  Próximos pasos:

La Comisión Europea invita al Consejo Europeo, al Parlamento Europeo, al Comité de las Regiones y al Comité Económico y Social a considerar la visión de la UE para una Europa climáticamente neutra para 2050. A fin de preparar a los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE para configurar el futuro de Europa en el Consejo Europeo de 9 de mayo de 2019 en Sibiu, los ministros de todas las formaciones pertinentes del Consejo deben celebrar amplios debates políticos sobre la contribución de sus respectivos ámbitos políticos a la visión global.

La estrategia a largo plazo es una invitación a la participación de todas las instituciones de la UE, de los parlamentos nacionales, del sector empresarial, de las organizaciones no gubernamentales, de las ciudades y de las comunidades, así como de los ciudadanos, y especialmente de los jóvenes, en la tarea de garantizar que la UE pueda seguir mostrando liderazgo e inspirar a otros socios internacionales a hacer lo mismo. Este debate con conocimiento de causa a escala de la UE deberá permitir a la UE adoptar y presentar a la CMNUCC una estrategia ambiciosa a más tardar a principios de 2020, tal como se solicitó en el Acuerdo de París.

Los Estados miembros presentarán a la Comisión Europea, a más tardar a finales de 2018, sus proyectos de planes nacionales en materia de clima y energía, que son fundamentales para la consecución de los objetivos climáticos y energéticos para 2030 y que deben orientarse al futuro y tener en cuenta la estrategia a largo plazo de la UE. Además, un número creciente de regiones, municipios y asociaciones empresariales están elaborando sus propias visiones para 2050, lo cual enriquecerá el debate y contribuirá a definir la respuesta de Europa al desafío mundial del cambio climático.

A nivel internacional, a lo largo del año próximo, la UE debe expandir su cooperación con sus socios internacionales, a fin de que todas las Partes del Acuerdo de París elaboren y presenten a más tardar en 2020 una estrategia nacional a largo plazo para mediados de siglo, a la luz del reciente informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sobre 1,5 ̊ºC.

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Fundación Biodiversidad cumple 20 años y lo ha celebrado poniendo en valor la riqueza y el capital natural de España, el país con mayor biodiversidad de la Unión Europea. En un acto celebrado en su nueva sede madrileña, construida siguiendo criterios de sostenibilidad y eficiencia energética, y presidido por la presidenta de la Fundación Biodiversidad y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se han puesto de relieve historias de éxito de la conservación a lo largo de estos últimos 20 años, como el águila imperial ibérica y el lince ibérico.

Durante la celebración, Ribera ha expresado “la voluntad del Ministerio de situar a la naturaleza en el lugar que le corresponde, como pilar clave de nuestro desarrollo y bienestar”. Por su parte, la directora de la Fundación Biodiversidad, Sonia Castañeda, ha agradecido la labor de las entidades que han desarrollado los casi 2.000 proyectos realizados a lo largo de estos años, ya que “juntos hemos multiplicado nuestro alcance”, ha destacado.

Teresa Ribera ha adelantado la posición de nuestro país en la próxima Conferencia del Convenio para la Diversidad Biológica (COP 14), que se celebrará en Sharm El-Sheikh (Egipto) del 17 al 29 de noviembre, y seguirá la senda marcada por la visión 2050 de las metas de Aichi acordadas por la citada convención, así como la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“El marco post 2020 ha de ser transparente e inclusivo, con objetivos adecuados y ambiciosos, medibles y con plazos definidos que aprovechen y refuercen los objetivos actuales de Aichi”, dijo Ribera.

Esta COP pondrá también el acento en la importancia de integrar la biodiversidad en determinados sectores, teniendo en cuenta el contexto de la Agenda 2030. En esta materia, España comparte con el resto de socios comunitarios que la integración de las cuestiones de conservación de la biodiversidad en las políticas sectoriales es esencial para lograr detener su pérdida y lograr un crecimiento y desarrollo sostenible.

300 millones para conservar la biodiversidad

La Fundación Biodiversidad, única fundación pública de carácter estatal dedicada a la conservación de la biodiversidad, es la principal entidad donante a proyectos de esta materia en nuestro país y ejecuta proyectos directamente. Desde su creación en el año 1998 ha apoyado cerca de 2.000 proyectos y a más de 1.000 entidades, con más de 230 millones de euros para proyectos.

Los proyectos de conservación que gestiona directamente están cofinanciados por fondos europeos. Durante estos 20 años ha coordinado o gestionado 11 proyectos europeos que han atraído 77 millones de euros para la conservación de la biodiversidad en nuestro país. Actualmente, coordina el mayor proyecto de conservación marina de Europa, el LIFE Intemares, dotado con 50 millones de euros, y que ha logrado cumplir ya con los compromisos internacionales de proteger más del 10% de nuestra superficie marina, contando actualmente nuestro país con casi el 13%.

En estos 20 años, la Fundación ha trabajado con cerca de 200 especies. Gracias a este trabajo, se ha mejorado el estado de conservación de especies tan emblemáticas en España como el lince ibérico, el oso pardo, el águila imperial ibérica, la tortuga boba o la posidonia oceánica. También ha apoyado la recuperación, reintroducción o reproducción en cautividad de más de 15 especies como el buitre negro, el quebrantahuesos, el milano real, el águila perdicera o el visón europeo. Además, gracias a sus convocatorias de ayudas, ha colaborado con ONG, asociaciones y fundaciones, sector académico, universidades y centros de investigación, medios de comunicación, Administraciones Públicas y empresas.

Empleo verde

Desde la Fundación Biodiversidad se impulsa el empleo y emprendimiento verde en España a través del Programa Empleaverde, cofinanciado por Fondo Social Europeo. Dotado con 68 millones de euros, su objetivo es apoyar a más de 300 proyectos sobre economía sostenible, circular y baja en emisiones. Del 2017 al 2023 se espera haber contribuido a la creación de 4.800 empleos y a la formación de 24.000 personas, además de apoyar a 3.000 empresas. Cuenta, además, con la comunidad más grande del ecosistema de emprendimiento verde en España, la Red Emprendeverde, con más 8.700 miembros. 

 

En materia de pesca, trabaja en la integración de las políticas de gestión pesquera y acuícola, y la conservación de la biodiversidad en el marco del Programa Pleamar, cofinanciado con el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca. Cuenta con un presupuesto de 30 millones de euros y pretende apoyar, hasta 2023, más de 200 proyectos que contribuyan a la protección y recuperación de la biodiversidad marina, a la práctica de unas actividades pesqueras y acuícolas más sostenibles y al refuerzo de la gestión de estas actividades en las áreas marinas protegidas.

Coincidiendo con su vigésimo aniversario, la Fundación Biodiversidad ha cambiado de sede. Ha dejado de estar en un edificio de oficinas para asentarse a pie de calle e integrarse en el barrio madrileño de Arganzuela. La nueva sede muestra las oportunidades que ofrece transitar hacia espacios de trabajo sostenibles y colaborativos. Un espacio que pone en valor una rehabilitación basada en la economía baja en carbono y circular, la reutilización de estructuras, la eficiencia energética, las energías renovables y el uso de materiales innovadores.

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Unión Europea se fija 23 nuevos compromisos en la 5ª edición de la conferencia «Nuestro Océano», que se celebra en Bali (Indonesia) y cuyo objetivo es mejorar la gobernanza de los océanos.

La Comisión Europea ha anunciado que dotará de 300 millones de euros a una serie de iniciativas financiadas por la UE, que incluyen proyectos para hacer frente a la contaminación por plásticos, a conseguir que la economía azul resulte más sostenible y a mejorar la investigación y la vigilancia marítima. Esta importante contribución se suma a los más de 550 millones de euros que la Unión Europea comprometió el año pasado, cuando ejerció de anfitriona de la conferencia «Nuestro Océano» en Malta.

La alta representante y vicepresidenta, Federica Mogherini, ha declarado: «El estado de nuestros océanos exige que se actúe con decisión a escala global. Con sus 23 nuevos compromisos, la Unión Europea sigue involucrada en la lucha por conseguir unos océanos seguros, protegidos, limpios y gestionados de manera sostenible. Ningún país puede tener éxito por sí solo en este empeño, que exige determinación, constancia y colaboración dentro y fuera de la Unión Europea, y es con este ánimo que renovamos hoy nuestro compromiso de proteger Nuestros Océanos».

En palabras del comisario Karmenu Vella, responsable de Medio Ambiente, Asuntos Marítimos y Pesca: «Necesitamos a los océanos y los océanos nos necesitan a nosotros. Debemos reducir de manera urgente la basura marina y otras fuentes de contaminación, poner fin a la pesca ilegal y ayudar a los ecosistemas marinos frágiles. Tenemos que desarrollar nuestra economía azul, creando empleo y crecimiento sostenibles con la ayuda de la investigación más puntera y las nuevas tecnologías. Por eso nos fijamos estos compromisos».

23 nuevos compromisos para Nuestro Océano

Durante la conferencia «Nuestro Océano», celebrada este año en Bali, la UE se ha fijado 23 nuevos compromisos para mejorar el estado de nuestros océanos y explotar su potencial. Entre otras cosas, se dedicarán 100 millones de euros a proyectos de investigación y desarrollo (I+D) para hacer frente a la contaminación por plásticos y 82 millones de euros a la investigación marina y marítima, por ejemplo, para evaluar los ecosistemas, cartografiar el fondo marino y desarrollar sistemas de acuicultura innovadores. La nueva acción de la UE también incluye una inversión de 18,4 millones de euros para conseguir que la economía azul europea —los sectores económicos que dependen de los océanos y de sus recursos— sea más sostenible.

Copernicus, el programa señero de la UE destinado a la observación de la Tierra, ocupa un lugar prominente en la lista de nuevos compromisos. La asignación al programa se ampliará con otros 12,9 millones de euros para la seguridad marítima y para la investigación dedicada a los servicios costeros medioambientales, que se suman a los 27 millones de euros de los fondos de Copernicus dedicados a la conferencia «Nuestro Océano» de 2017. Con su Sistema de Vigilancia Marítima, Copernicus ha respaldado de manera muy importante los compromisos de la UE para reforzar la seguridad marítima y la aplicación de la legislación.

Elżbieta Bieńkowska, comisaria de Mercado Interior, Industria, Emprendimiento y Pymes, ha declarado: «La observación de la Tierra ayuda a los ciudadanos de todo el mundo a luchar contra el cambio climático, vigilar la economía azul y la contaminación marina o gestionar las catástrofes naturales. Me siento orgullosa de poder considerar a Copernicus un proyecto espacial emblemático de la UE que, de manera admirable, consigue ayudar a los Estados miembros a mantener los océanos seguros, limpios y estables desde el punto de vista medioambiental».

La UE está emprendiendo acciones a nivel interno y también a nivel internacional. En el marco de uno de sus compromisos, la Comisión Europea ha unido sus fuerzas con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y otros socios internacionales con el objetivo de poner en marcha una coalición de acuarios para luchar contra la contaminación causada por los residuos de plástico. Mediante un proyecto de 9 millones de euros financiado por la UE, se luchará contra la basura marina en el sudeste asiático y, en particular, en China, Filipinas, Indonesia, Japón, Singapur, Tailandia y Vietnam. Otros 7 millones de euros se destinarán a la protección de los ecosistemas marinos de la región.

Cumplimiento de los compromisos

Con dos años de adelanto sobre el plazo fijado inicialmente, el 10 % de las aguas de la UE han sido ya designadas zonas marinas protegidas. Mediante una gestión eficaz, una financiación adecuada y una aplicación sólida, las zonas marinas protegidas pueden generar beneficios, tanto de conservación como económicos.

La conferencia «Nuestro Océano» de Malta de 2017 supuso un punto de inflexión, pues movilizó fondos e impulsó acciones en el ámbito de los océanos a una escala sin precedentes. La Unión Europea ha cumplido ya casi la mitad de los 35 compromisos que contrajo en la conferencia del año pasado, por un importe de 300 millones de euros.

La UE colabora ahora con Indonesia y otros futuros organizadores con el objetivo de conservar el impulso actual para lograr mares más limpios y seguros.

Contexto

La conferencia «Nuestro Océano» tiene lugar cada año y consigue atraercompromisos tangibles por parte de gobiernos, empresas y organizaciones no gubernamentales. Las conferencias anteriores, organizadas por los gobiernos de Malta (2017), los Estados Unidos (2014 y 2016) y Chile (2015), generaron muy diversos compromisos por valor de miles de millones de euros.

Los compromisos representan tan solo uno de los medios con los que trabaja la Comisión Europea para acelerar la transición a la economía circular. El 16 de enero de 2018 adoptó la primera estrategia sobre los plásticos de ámbito europeo. El 28 de mayo se propusieron nuevas normas de la UE destinadas a los diez productos de plástico de un solo uso que se encuentran con más frecuencia en las playas y los mares de Europa, así como a los artes de pesca perdidos y abandonados, propuesta que fue aprobada por el Parlamento Europeo el 23 de octubre. Estas iniciativas iban acompañadas de la campaña de sensibilización «Preparados para el cambio», que cuenta con el apoyo activo de numerosos acuarios.

Please follow and like us:
0