Good Contents Are Everywhere, But Here, We Deliver The Best of The Best.Please Hold on!
C/ Donoso Cortés, 75. 1º Izquierda 28015 Madrid +34 696598834
Actualidad

Forética ha hecho públicos hoy los resultados del proyecto“Caja de herramientas para la adaptación al cambio climático en las ciudades”, que está desarrollando con el apoyo de la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica. El acto de presentación ha contado con la participación de la Directora de la Fundación Biodiversidad, Sonia Castañeda,el Subdirector General de Energía y Cambio Climático del Ayuntamiento de Madrid, Juan Azucárate, y Carlos Martí, director de ICS Comunicación y de la revista Ciudad Sostenible.

Como novedad, se han presentado dos documentos que recopilan, por un lado, Casos de éxito nacionales e internacionales en la adaptación de lasciudades al cambio climáticoy, por otro, una serie de Soluciones empresariales para la mejora de la acción climática en las ciudades. Ambas herramientas tienen el objetivo de visibilizar ejemplos de referencia de ciudadesen materia de adaptación al cambio climático y también dotar a las administraciones públicas de soluciones empresarialesen forma de productos y servicios que favorezcan la acción climática en las ciudades.

 

En la primera de ellas se han seleccionado un total de 12 ciudades, seis internacionales (Adís Abeba, Copenhague, Londres, Róterdam, Singapur y Vancouver) y seis nacionales (Barcelona, Madrid, Murcia, Pamplona, Sevilla y Vitoria). Se han destacado por su posicionamiento y liderazgo en materia de sostenibilidad urbana y lucha contra el cambio climático, trabajando en ámbitos como la energía, la movilidad, o la biodiversidad entre otras temáticas, y perteneciendo la mayoría a redes y rankings a nivel internacional o nacional, como son C40, CDP Cities o la Red Española de Ciudades por el Clima.



En la segunda de las herramientas recoge una serie de soluciones empresariales que, desde distintos ángulos, aportan productos y servicios que pueden ayudar a las administraciones públicas locales a la adaptación al cambio climático desde las ciudades. Tomando como base el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC), se han identificado soluciones de distintas empresas en los ámbitos de recursos hídricos, urbanismo y construcción, salud humana, finanzas y seguros, transporte, industria y energía, y economía circular –este último punto se ha detectado como un área recurrente en varias de las prácticas seleccionadas.

Ambas herramientas se unen a las ya presentadas el pasadomes de abrilen el Conama Local 2019: el Informediagnósticode riesgos y oportunidades de la adaptación al cambio climático en las ciudades españolassegún sectores y sistemas prioritarios del entorno urbano y el argumentariode adaptación al cambio climático para administraciones locales.

El evento celebrado hoy constituye la quinta herramienta del proyecto, como punto de encuentro entre ayuntamientos, empresas y otros actores para conversar sobre estos aspectos, en los que Forética seguirá trabajando próximamente a través de otros proyectos. En el encuentro hemos podido escuchar experiencias empresariales que ejemplifican historias de éxito de colaboración con ayuntamientos y se han abordado, además del caso de Madrid, iniciativas inspiradoras de ciudades a nivel nacional y global. Las herramientas se trasladarán a ayuntamientos españoles con el objetivo de equiparles en esta materia.

En palabras de Sonia Castañeda, Directora de la Fundación Biodiversidad, “no tenemos mucho tiempo y por eso es fundamental trabajar en materia de mitigación y adaptación al cambio climático. Desde la Fundación Biodiversidad llevamos años trabajando en ello a través del proyecto LIFE Shara, con el que pretendemos socializar y debatir sobre la adaptación al cambio climático en todos los sectores, formando también a gestores locales en esta materia”.

Como ha destacado Germán Granda, Director General de Forética, “estamos asistiendo a un momento histórico y sin precedentes en relación al posicionamiento global sobre las consecuencias del cambio climático y la necesidad de acción inmediata. En este contexto, las ciudades son un actor fundamental como generadoras del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero del planeta. Por ello, tal como demuestra este proyecto, la colaboración público-privada es imprescindible para llegar a crear un ecosistema urbano innovador que contribuya a la consecución del ODS 11: ciudades sostenibles y resilientes al cambio climático”.

Por su parte, Raquel Suárez, Senior Manager de Forética y coordinadora del proyecto, ha señalado que “la incorporación del cambio climático en la gestión de las ciudades va más allá de la gestión ambiental en sí misma y, como hemos visto a lo largo de este proyecto, resalta la importancia de incorporarla en la planificación y presupuestos de una forma holística, transversal a las distintas concejalías. En este sentido, para alcanzar un modelo de ciudad más sostenible es clave instaurar una visión largoplacista, independiente de los ciclos políticos, en el proceso de toma de decisiones de los ayuntamientos”.

 

Sobre el proyecto “Caja de herramientas para la adaptación al cambio climático en las ciudades”

El proyecto “Caja de herramientas para la adaptación al cambio climático en las ciudades” está dirigido, por un lado, a profesionales y técnicos de ayuntamientos, relacionados con los sectores y sistemas críticos para la ciudad, y en segundo lugar, a profesionales de otros entornos (empresas o tercer sector), interesados en contribuir a la generación de ciudades más sostenibles a través de la colaboración público-privada. Este proyecto cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de la Fundación Biodiversidad.

Please follow and like us:
0

Medio Ambiente

La Comisión Europea ha adoptado una visión estratégica a largo plazo para una economía próspera, moderna, competitiva y climáticamente neutra para 2050 – Un planeta limpio para todos.

La estrategia muestra cómo Europa puede liderar el camino hacia la neutralidad climática mediante la inversión en soluciones tecnológicas realistas, la capacitación de los ciudadanos y la armonización de la acción en ámbitos clave como la política industrial, la financiación o la investigación, garantizando al mismo tiempo la justicia social para una transición justa.

Maroš Šefčovič, vicepresidente responsable de la Unión de la Energía, ha declarado lo siguiente: «No podemos vivir de forma segura en un planeta cuyo clima está fuera de control. Pero eso no significa que para reducir las emisiones debamos sacrificar los medios de vida de los europeos. En los últimos años, hemos demostrado cómo reducir las emisiones, creando al mismo tiempo prosperidad, puestos de trabajo locales de alta calidad y mejorando la calidad de vida de las personas. Inevitablemente, Europa continuará su transformación. Nuestra estrategia muestra ahora que para 2050 es realista hacer de Europa un espacio a la vez climáticamente neutro y próspero, sin dejar de lado a ningún Europeo ni ninguna región.»

Miguel Arias Cañete, comisario responsable de Acción por el Clima y Energía, ha añadido: «La UE ya ha iniciado la modernización y la transformación hacia una economía climáticamente neutra. Y hoy intensificamos nuestros esfuerzos al proponer una estrategia para que Europa se convierta en la primera gran economía del mundo climáticamente neutra para 2050. Conseguirlo es necesario, posible y redunda en el interés de Europa. Es necesario cumplir los objetivos de temperatura a largo plazo del Acuerdo de París. Esto es posible con las tecnologías actuales y con las que van a desplegarse próximamente. A Europa le interesa frenar el gasto en importaciones de combustibles fósiles e invertir en mejoras significativas para el día a día de todos los europeos. Ningún europeo, ninguna región debe quedarse atrás. La UE prestará su apoyo a los más afectados por esta transición, a fin de que todos estén preparados para adaptarse a los nuevos requisitos de una economía climáticamente neutra.»

Violeta Bulc, comisaria responsable de Transportes, ha señalado lo siguiente: «Todos los modos de transporte deben contribuir a la descarbonización de nuestro sistema de movilidad. El objetivo es alcanzar un nivel neto de cero emisiones para 2050. Esto requiere un enfoque sistémico con vehículos de emisiones bajas y nulas, un fuerte aumento de la capacidad de la red ferroviaria y una organización más eficiente del sistema de transporte, basado en la digitalización; incentivos para los cambios de comportamiento; combustibles alternativos e infraestructuras inteligentes; y compromisos globales. Todo ello impulsado por la innovación y las inversiones.»

A raíz de la invitación formulada por el Consejo Europeo de marzo de 2018, la visión de la Comisión para un futuro climáticamente neutro abarca prácticamente todas las políticas de la UE y está en consonancia con el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento de la temperatura muy por debajo de 2°C, y de proseguir los esfuerzos para mantenerlo en 1,5°C. Para la UE, conducir al mundo hacia la neutralidad climática significa alcanzar dicho objetivo a más tardar en 2050.

La finalidad de esta estrategia a largo plazo no es fijar objetivos, sino en crear una visión y una dirección adecuada, trazar un plan para ello, e inspirar y permitir a las partes interesadas, investigadores, empresarios y ciudadanos por igual desarrollar nuevas e innovadoras industrias, empresas y empleos asociados.

Nuestros ciudadanos nos han dado un mandato sólido: según el último Eurobarómetro especial (noviembre de 2018), el 93 % de los europeos cree que el cambio climático está causado por la actividad humana y el 85 % está de acuerdo en que la lucha contra el cambio climático y un uso más eficiente de la energía pueden crear crecimiento económico y puestos de trabajo en Europa. Con la estrategia que hoy presentamos, la UE puede informar a los demás acerca de cómo podemos conseguir colectivamente un planeta limpio y demostrar que transformar nuestra economía es posible y beneficioso.

La estrategia a largo plazo analiza el abanico de opciones disponibles para los Estados miembros, las empresas y los ciudadanos y cómo estas pueden contribuir a la modernización de nuestra economía y mejorar la calidad de vida de los europeos. Pretende garantizar que esta transición sea socialmente justa y refuerza la competitividad de la economía y la industria de la UE en los mercados mundiales, garantizando empleos de alta calidad y un crecimiento sostenible en Europa, permitiendo simultáneamente ayudar a resolver otros retos medioambientales, como la calidad del aire o la pérdida de biodiversidad.

El camino hacia una economía climáticamente neutra exigirá una acción conjunta en siete ámbitos estratégicos: eficiencia energética; despliegue de energías renovables; movilidad limpia, segura y conectada; industria competitiva y economía circular; infraestructuras e interconexiones; bioeconomía y sumideros naturales de carbono; captura y almacenamiento de carbono para hacer frente a las emisiones restantes. La prosecución de todas estas prioridades estratégicas contribuirá a hacer realidad nuestra visión.

  Próximos pasos:

La Comisión Europea invita al Consejo Europeo, al Parlamento Europeo, al Comité de las Regiones y al Comité Económico y Social a considerar la visión de la UE para una Europa climáticamente neutra para 2050. A fin de preparar a los Jefes de Estado y de Gobierno de la UE para configurar el futuro de Europa en el Consejo Europeo de 9 de mayo de 2019 en Sibiu, los ministros de todas las formaciones pertinentes del Consejo deben celebrar amplios debates políticos sobre la contribución de sus respectivos ámbitos políticos a la visión global.

La estrategia a largo plazo es una invitación a la participación de todas las instituciones de la UE, de los parlamentos nacionales, del sector empresarial, de las organizaciones no gubernamentales, de las ciudades y de las comunidades, así como de los ciudadanos, y especialmente de los jóvenes, en la tarea de garantizar que la UE pueda seguir mostrando liderazgo e inspirar a otros socios internacionales a hacer lo mismo. Este debate con conocimiento de causa a escala de la UE deberá permitir a la UE adoptar y presentar a la CMNUCC una estrategia ambiciosa a más tardar a principios de 2020, tal como se solicitó en el Acuerdo de París.

Los Estados miembros presentarán a la Comisión Europea, a más tardar a finales de 2018, sus proyectos de planes nacionales en materia de clima y energía, que son fundamentales para la consecución de los objetivos climáticos y energéticos para 2030 y que deben orientarse al futuro y tener en cuenta la estrategia a largo plazo de la UE. Además, un número creciente de regiones, municipios y asociaciones empresariales están elaborando sus propias visiones para 2050, lo cual enriquecerá el debate y contribuirá a definir la respuesta de Europa al desafío mundial del cambio climático.

A nivel internacional, a lo largo del año próximo, la UE debe expandir su cooperación con sus socios internacionales, a fin de que todas las Partes del Acuerdo de París elaboren y presenten a más tardar en 2020 una estrategia nacional a largo plazo para mediados de siglo, a la luz del reciente informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático sobre 1,5 ̊ºC.

Please follow and like us:
0